El ataque terrorista en la discoteca Pulse en Orlando fue una tragedia sin precedente para el estado de la Florida.
Pero en medio del sufrimiento y el dolor, las comunidades latina y LGBT se han unido para consolar y ayudar a las víctimas.